Esta web no se actualizará por el momento.

Encuentra toda la información relativa al Máster en Dirección y Gestión de Industrias Culturales y Creativas en:

WWW.MASTERGESTIONCULTURAL.INFO


 

Todos ayudando a Lesbos

Todos ayudando a LesbosBurgalesa de 33 años, licenciada en Filosofía y en Comunicación Audiovisual, actual estudiante del Máster en Gestión y Dirección de Industrias Culturales, Beatriz Sanz ha viajado a Lesbos para vivir como voluntaria una experiencia tan gratificante como desalentadora.

Ayudando a los refugiados que llegaban a la isla. Con la creación de una campaña para recoger donativos por Internet, Todos y todas ayudando en Lesbos, Beatriz se presentó en Grecia sin pensárselo dos veces para aportar su granito de arena en un conflicto internacional que ha querido vivir en primera persona.

Tras una semana en el terrero, Beatriz nos habla de lo que ha supuesto para ella un viaje como éste y reflexiona sobre cómo la ha cambiado esta experiencia. Tanto, que ha decidido dirigir su Proyecto Final de Máster a la creación de un programa de inclusión a través de la cultura y el arte.

¿Cómo surgió la idea de viajar hasta Lesbos?

Mi chico y yo teníamos planeado irnos de vacaciones y me enteré que un conocido iba a viajar a Lesbos con la ONG “G-Fire. Bomberos de Castilla y León”. A partir de ese momento empecé a buscar información de cómo se podía ir a ayudar y vi que era sencillo, tanto si te comprometes con una organización como si viajas como voluntario independiente por poco tiempo, como fue nuestro caso. No hay problema a la hora de ayudar porque se necesita mucha ayuda en todos los lados.

Todos y toda ayudando a Lesbos

¿Cuáles han sido tus funciones?

En nuestro día a día nos despertábamos a eso de las 5:30 de la mañana para estar justo al amanecer con la ONG “G-Fire. Bomberos de Castilla y León”, donde hacían turnos de vigilancia por si llegaban botes a su zona. Hacíamos guardia con ellos y les ayudábamos en caso tener que atender a los recién llegados, dando agua y comida, explicándoles lo que iba a pasar a continuación y avisando al resto de las ONG.

Sobre las 10:00 solíamos ir a hacer compra, desde almohadas y cojines para la tienda de los niños, pelotas de fútbol, hasta comida para repartir en el puerto. Después íbamos al campamento a ayudar sobre todo con los niños, siempre se necesitaba echar una mano, para jugar con ellos, pintar, pasar el rato, en definitiva.

Alrededor de las 16:00 íbamos al puerto, ayudábamos a una pareja de españoles que repartían comida caliente antes de que los refugiados montasen en el ferry para marcharse. Ayudar en el puerto y estar ahí para despedirles fue una experiencia muy gratificante.

Normalmente ahí acababa nuestra rutina pero siempre surgían nuevas cosas. En verdad, nunca sabes cuándo vas a parar de ayudar. Se te olvida comer, beber y todo lo que se refiere a ti, te olvidas de ti misma.  

¿Cuántas organizaciones estaban ayudando en la zona?

No podría decir el número ni de voluntarios ni de ONG, eran muchas y de todo el mundo. Aparte de las principales como ACNUR, MSF, Save the Children, había muchísimas que no conocía, más los grupos de gente independiente como nosotros. Había muchos voluntarios y voluntarias, pero no sobraba ni uno.

Voluntarios en Lesbos

¿Con qué te has encontrado?

Con un montón de buenísimas personas que lo dan todo por ayudar y que lidian con los problemas del día a día (muchos de ellos burocráticos) de la mejor manera que pueden, con gente de todo el mundo que ha decidido pasar el tiempo haciendo un poquito mejor la vida de los demás. Me he encontrado con unas historias que le dejan a una el cuerpo helado, pero que están llenas de agradecimiento y esperanza. Son auténticos supervivientes, sus ganas de libertad les han llevado a donde han llegado.

Allí vives en una mezcla continua de sorpresa-indignación. Yo me creía una persona muy informada sobre la situación, pero cuando estás allí te das cuenta de que no sabes nada. Me sorprendió mucho cuando a alguien le quise dar una almohada de viaje, y me preguntó cuánto costaba. Esto te hace ver que hay gente que hace dinero de las miserias humanas.

Otra sorpresa fue ver a tantas cámaras por todos los lados. Incluso te hace sentir mal porque parece un circo mediático que busca la foto del niño que llora. Lo más curioso es que luego a Europa parece que no llega nada, no se denuncia con suficiente fuerza o, si no, es que a la gente en verdad no le importa lo suficiente.

Pero lo peor para mí fue ayudar, darlo todo, regalar sonrisas, abrazos, para mandarlos a otro infierno (no tanto como el vivido) cargados de ilusión. Lo peor es ver la esperanza que tienen depositada en Europa mientas las fronteras están cerradas. Y aunque intentes prevenirlos, para ellos ya ha pasado lo peor, no les queda nada atrás, marchan con todo lo que tienen en busca de una vida mejor que Europa les niega.

Personas voluntarias en Lesbos

¿Por qué Europa quiere mirar para otro lado?

No lo sé, ni si quiera son cuestiones económicas. Dar asilo a quien escapa de una guerra cuesta dinero y Europa parece no estar dispuesta a invertirlo en los refugiados aunque si esté dispuesta a dárselo a otros para que se hagan cargo del problema. Con la crisis económica europea se han perdido muchos valores y, con esta crisis humanitaria, creo que Europa ha perdido los pocos que le quedaban.

La UE tendría que proporcionar una vía segura de llegada a Europa, no alimentar más a las mafias, abrir las fronteras y estudiar todas las peticiones de asilo. Hay familias partidas en dos porque unos llegaron antes y otros están en Grecia sin poder salir de allí. La guerra ha destruido un país entero, ha dejado a miles de personas que tenían una vida como la nuestra, sus trabajos, sus estudios, sus casas. Muchos han visto al terrorismo de frente. Ayudarles no es solo una necesidad, también es justicia.

Desde tu situación personal, ¿de qué manera ha cambiado esta experiencia tu forma de pensar y qué pasos vas a seguir a partir de ahora?

El primer cambio se produjo antes de ir, cuando decidí cambiar mi Proyecto Fin de Máster por un programa de inclusión y diálogo multicultural a través de la cultura y el arte.

Cuando vuelves, muchas cosas han perdido importancia, y otras muchas las han ganado. Nunca había sufrido tanto por la desgracia de alguien desconocido, pero tampoco había disfrutado tanto como llevando a cabo cualquier acción allí. Ahora mismo la determinación por seguir ayudando es muy fuerte. A pesar de las últimas noticias, no creemos que esto haya acabado, seguro que en los próximos meses se sigue necesitando mucha ayuda. 


Esta web no se actualizará por el momento.

Encuentra toda la información relativa al Máster en Dirección y Gestión de Industrias Culturales y Creativas en:

WWW.MASTERGESTIONCULTURAL.INFO


 

. Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el analisis de sus habitos de navegacion. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener mas informacion aqui. politica de cookies.

Acepto las cookies de esta web.

EU Cookie Directive Module Information