Ángela Sayago, la poesía de las pequeñas cosas y rotas

Ángela SagayoÁngela Sagayo, alumna del Máster en Gestión y Dirección de Industrias Culturales, presenta el título "Amorfosis" el 21 de enero en Madrid.

“Si la anamorfosis es una deformación reversible de una imagen producida mediante un procedimiento óptico o a través de un procedimiento matemático, podemos decir que este juego, Amorfosis, título del nuevo poemario Ángela Sayago Martínez, es una formación de poemas irreversibles en su devenir por este mundo y que la sitúan en el mismo en un estado de reflexión sobre lo vivido, muerto”.

Estas son las palabras con las que describe Hipólito García Fernández (Bolo) la poesía de Ángela Sayago, alumna del Máster en Gestión y Dirección de Industrias Culturales, que acaba de publicar su libro de poemas "Amorfosis o las pequeñas cosas hermosas y rotas",  un libro que recoge una literatura de carácter intimista pero que evoca sentimientos universales.

Prensetación de Amorfosis

Ángela Sayago presenta así su primer trabajo propio: “Las emociones pueden ser compartidas incluso por personas que no se conocen entre sí y Amorfosis está llena de emociones, contradicción, duda y pasión”. Tras más de 15 años explorando el mundo de la poesía, “siempre la he considerado como una forma de escritura intimista pero, aún así, tiene la fuerza suficiente como para que interese a otras personas”, explica la autora.

Ángela Sagayo

Ángela Sagayo, autora de "Amorfosis"

Amorfosis poesía

Poética fuerte y contundente la de Ángela, que reconoce arriesgarse, sincerarse cada vez más en sus textos, aunando sencillez y complejidad entre sus versos. Y, aunque muchas de sus obras han sido recogidas en antologías, convocatorias literarias y participado en recitales poéticos, la publicación de su propio libro de poemas “siempre ha sido una meta a conseguir”, comenta Sayago.

En esta ocasión ha contado con la colaboración de Hipólito García Fernández (Bolo) como prologuista, Adolfo Arauz como ilustrador y el apoyo entusiasta de Ediciones Oblicuas. Ilusionada y satisfecha por el trabajo bien hecho, recuerda la dura tarea de selección y corrección de un libro, y saborea el presente disfrutando del proceso de principio a fin.

Como cierra García Fernández su introducción al poemario “No hay poetas buenos, malos y sí honestos o deshonestos, y Ángela y su Amorfosis sin ningún resquicio de duda se ubica en el primer grupo”.

Solicitar información

Aviso legal

. Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el analisis de sus habitos de navegacion. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener mas informacion aqui. politica de cookies.

Acepto las cookies de esta web.

EU Cookie Directive Module Information